You just need to Login or Register to make a class proposal. (Sorry about that, but it cuts down on spam and also helps with organizing)

Secondary tabs

" TALLER DEBATE SOBRE LA EXPERIENCIA AMOROSA" blog

Apuntes de la primera clase/taller debate

Durante el primer encuentro del taller de debate sobre la experiencia amorosa nos reunimos para enfocarnos sobre la clase de Ginger, planteada desde su investigación inspirada por la propuesta El Taller del Amor.

Desde Berlín, Laura F y su amiga Ana a través de internet y en presencia, en Buenos Aires, Ginger, Juan Bender, PabloP y yo, conversamos sobre la posesión, los celos, los acuerdos, la intensidad, el deseo, la angustia como motor y la diferencia como eje.

Nuevas propuestas, clases y encuentros surgirán en seguidilla a lo largo del mes de octubre. Mientras tanto, los apuntes de esa primera clase.

El primer planteo de Ginger indicó que es en la diferencia donde se construye el amor. Ella también aportó que la angustia puede ser guía, que la angustia no miente. Y que detrás está el deseo...de poder, de tener. En el encuentro se tomó como base que juntarnos a conversar sobre este tema general con sus distintas vertientes nos llevaba a trabajar en grupo para ver que es para cada uno tal o cual concepto.

Sobre la posesión, uno de los participantes se planteó si ante la intensidad las únicas opciones son romper o solucionar, con este dilema surgido de un algo que no le deja encontrar equilibrio cuando el cuerpo le indica la posesión, la innegable sensación del "sos mío/a" que puede incomodar. La búsqueda de una garantía de felicidad junto a alguien en combate firme con algo más instintivo, más básico.

La moderadora sugirió que existe un condicionante del deseo puede ser la sensación de poseer como "alguien que está bajo mi dominio". Todos nos mostramos en contra de esto como imagen, pero entendiendo que se tiende a esto de un modo u otro muchas veces. También, siguiendo la línea de la idea de posesión, se puso sobre la mesa la sensación de peligro frente al deseo del otro.

Una de las participantes habló de civilizar el sentimiento como un estilo de vida que no le interesa y que ante su no poder manejar los celos se encontró resistiendo la intensidad de una relación boicoteándola. "Necesito sentirme fuerte para que, si mi compañero elige otra cosa, a mi no me joda", dijo. Si la libertad de acción, el dejar al otro ser, se siente como fractura puede ser entonces el camino para enfrentarse con temas propios no resueltos o no vistos antes como desafío. "Yo era la abierta y ahora no puedo serlo, y los slogans se me están cayendo", concluye.

Otro de los participantes tomó a la posesión como la forma del amor que se conoce a través de la historia, del arte, de la filosofía. Si la monogamia y la heterosexualidad fueron hasta hoy los modos de aceptación o ruptura de la propuesta socio-cultural-relacional comandada por el capitalismo ¿cómo se lo cuestiona o deja de cuestionar hoy día? ¿basándose en qué?

La respuesta a medias fue que las múltiples opciones de un encuentro amoroso son las que pueden abrazar nuevas formas no institucionales de relación. Quizás construyendo el deseo de a dos. Y sin embargo se abre la pregunta de si acaso se puede salir de una estructura dualista, una estructura que en muchos casos puede darse para no hacer lo que algunos realmente quieren.

El mismo participante contó que cada vez que comienza una relación aclara que puede existir la posibilidad de compartirse con otros sexualmente y que aunque él tome o no esta potencial acción, a veces logra evitar así una serie de situaciones más conflictivas como los celos, el engaño, el callarse, que demandan más energía. Para él la chance del poliamor permitiría excluir algo más temido: la mentira. Para otra de las participantes, es en el opuesto de este planteo que se pueden afrontar estas emociones o reacciones humanas, creyendo entonces en un acuerdo de partes que plantee la verdad como base, proponiendo desde el principio una relación que permita que fluya el amor entre dos preservando al sexo en un lugar de intimidad compartida desde el elegirse mutuamente; visto como libertad, como decisión para construir pareja, nutriéndose de esta conexión energética y espiritual.

Desde considerar antinatural el ejercicio de un vínculo meramente  de a dos, el participante pro-poliamor reconoce que el sufrimiento está en el forzar y en el fingir. Consolidar muy bien el "de a dos" es también menester de quienes elijan conscientemente una relación amorosa que se enriquezca en las experiencia de una libertad de formatos -no necesariamente uno en el que valga estar con otros- asimilada por ambos, sin sobreadaptación de ninguna de las partes.

Como existen múltiples experiencias y los acuerdos se reactualizan, lejos de encontrar el alivio en el intercambio de historias y opiniones, el debate abrió la necesidad de seguir conversando y compartiendo textos, películas y encuentros con más participantes para que los diferentes puntos de vista habiliten "otra mirada".

En el transcurso de esta semana se establecerán las fechas de los próximos encuentros y se comenzará a compartir en este blog material en video y textos asociados.

 

 

Category:

Comments

Texto recomendado por Ginger:

http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-253407-2014-08-21.html

 

 

 

 

 

 

 

 

Login

Close this window